Sitios de inyección no violan la ley

32
Impactolatin
El juez federal de distrito Gerald A. McHugh, dijo que no hay evidencia de que el Congreso tuviera la intención de que las leyes sobre drogas de la década de 1980 incluyeran los sitios de inyección supervisados.

>>FILADELFIA >>CRISIS DE OPIOIDES

Filadelfia – Un juez federal dictaminó el miércoles que los sitios de inyección supervisados ​​diseñados para prevenir sobredosis, no violarían las leyes federales sobre uso de drogas, lo que podría dar un impulso a los defensores en Filadelfia y en otros lugares en sus esfuerzos para que se pueda abrir tales centros.

El juez federal de distrito Gerald A. McHugh, dijo que no hay evidencia de que el Congreso tuviera la intención de que las leyes sobre drogas de la década de 1980 incluyeran tales instalaciones. De igual manera, el fallo podría abrir el camino para que Filadelfia abra el que sería el primer sitio legalmente sancionado de la nación donde las personas podrían inyectarse drogas y recibir ayuda médica en caso de sobredosis.

“El Congreso no consideró los sitios de inyección seguros y no podrían haberlo sido, porque su uso como una posible estrategia de reducción de daños entre los usuarios de opioides aún no había entrado en el discurso público”, dijo McHugh en su fallo.

El fiscal federal William McSwain, designado por el presidente Donald Trump, recurrió a los tribunales en Filadelfia para detener la apertura prevista de un dicho centro en la ciudad, calificando el objetivo de “loable” pero con partidarios mal aconsejados.

El alcalde Jim Kenney, el fiscal de distrito Larry Krasner y el ex gobernador de Pensilvania Ed Rendell, todos demócratas, creen que el programa reduciría las 1.100 muertes anuales por sobredosis de la ciudad y ayudaría a los adictos a recibir tratamiento rápidamente.

Rendell ayudó a encontrar el grupo sin fines de lucro que respalda el plan, llamado Safehouse, luego de la muerte por sobredosis de un amigo de la familia.

Ronda Goldfein, vicepresidenta de Safehouse, dijo que el grupo buscaría claridad de McHugh en las próximas semanas sobre si seguir adelante con los planes de abrir sitios en algunas áreas de la ciudad.

McSwain también podría apelar la decisión. Su oficina no tuvo una respuesta inmediata a la publicación del fallo.

El tema ha dividido a los funcionarios públicos en Filadelfia y en todo el país, aunque se están utilizando sitios similares en Canadá y Europa. Los sitios de inyección supervisados ​​también se están considerando en otras ciudades de EEUU, incluyendo Seattle, Nueva York, San Francisco y Somerville, Massachusetts.