Republicanos corren para confirmar a Juez

0
12
El Juez Brett Kavanaugh enfrenta un difícil momento ante las denuncias de acoso sexual de que es objeto. (AP foto)

El poderoso y bien financiado movimiento conservador se ha lanzado con todo para tratar de rescatar la nominación a la Corte Suprema del juez Brett M. Kavanaugh, calificando de infundadas las acusaciones de agresión sexual y advirtiendo a los republicanos que ceder a la presión demócrata socavaría el entusiasmo de los votantes, semanas antes de las elecciones de medio término.

La cada vez más enconada lucha de Kavanaugh contra las acusadoras y los demócratas ya ha llevado a la furia republicana por agravios compartidos y ha unido facciones conservadoras en una coyuntura crítica de la presidencia de Trump.

“Los ha excitado hasta el punto de que están disgustados y están prestando atención”, dijo el representante Steve King (R-Iowa), un conservador de línea dura que está cerca de los activistas. “Está en el alma y en los huesos del movimiento el asegurarnos de que la Corte Suprema no busque llevar nuestra sociedad hacia la izquierda”

En lugar de moverse cautelosamente entre acusaciones delicadas y el movimiento #MeToo, las fuerzas conservadoras se han vuelto agresivas en los últimos días, hablando de una oscura campaña de desprestigio demócrata y atacando la credibilidad de los acusadores de Kavanaugh en todas las plataformas y canales de medios sociales.

Y lo que está en juego se está enmarcando en términos casi apocalípticos, con el objetivo de inyectar un nuevo sentido de urgencia en un año desafiante, dominado por un electorado demócrata energizado y el surgimiento de la resistencia anti-Trump.

“Si los republicanos no obtienen esta votación y confirman a Kavanaugh, pueden despedirse de las próximas elecciones”, dijo el influyente comentarista de radio conservador Rush Limbaugh a sus oyentes esta semana; mensaje amplificado el martes por Trump, quien publicó los comentarios de Limbaugh en Twitter.

Algunos votantes republicanos que hace meses coincidieron con la predicción de Trump de una “ola roja” de victorias republicanas este otoño, incluso cuando las encuestas mostraban que los demócratas estaban posicionados para recuperar a la mayoría de la Cámara, ahora están más alarmados.

“Necesitan simplemente confirmarlo y avanzar”, dijo George Bowles, republicano de 62 años en el condado de Brevard, Florida, donde Trump obtuvo una ventaja de casi 20 puntos en 2016.

Bowles también desestimó las acusaciones contra Kavanaugh como una caza de brujas contra un hombre inocente: “Esto es simplemente estúpido, estúpido, …no recuerdo lo que estaba haciendo hace 35 años. ¿Tú puedes?”

Christine Blasey Ford dijo al W. Post la semana pasada que Kavanaugh la agredió sexualmente en una fiesta a principios de la década de 1980 cuando ambos eran adolescentes. Kavanaugh ha negado enérgicamente la acusación de Ford y la de una segunda mujer, Deborah Ramirez, quien alegó en un artículo en el New Yorker el domingo, que Kavanaugh “se expuso” frente a ella en una fiesta mientras los dos eran estudiantes de primer año en la Universidad de Yale.

Los líderes republicanos están acicateando la ira conservadora para aumentar el apoyo a Kavanaugh, y tratar de reavivar a sus votantes de base, algunos de los cuales se han sentido frustrados por la incapacidad de Trump para destruir el Obamacare y asegurar los fondos para el muro en la frontera sur.

Dejar una respuesta