Pensilvania: acusan de abuso a políticos

0
123
El senador estatal Daylin Leach, y el representante Thomas Caltagirone han sido acusados por diversas mujeres de conductas sexuales inapropiadas, y Caltagirone pagó una elevada suma por una queja de acoso sexual.

Esta semana el escándalo por conductas sexuales inapropiadas de personas en situación de poder, que ha arrasado al país, tocó tierra en Pensilvania. Dos conocidos líderes políticos demócratas fueron acusados en la corte de la opinión pública por diversas mujeres que dijeron haber sido víctimas de tales conductas inapropiadas por parte de los dos, el Senador estatal Daylin Leach, y el Representante Thomas Caltagirone, de Berks County.

Ocho mujeres y tres hombres han dicho que Leach “cruzó la línea” con charlas de tema sexual y toqueteo impropio de las mujeres. Leach, bajo fuerte presión del gobernador Wolf para que renuncie y también de otros demócratas para que ponga fin a su campaña contra el republicano Pat Meehan por el Congreso, ha dicho desde entonces que se encuentra “muy apenado de haber puesto a estas personas en situación de sentirse acosadas o irrespetadas por sus palabras o por su conducta”, y dijo que colaborará con cualquier investigación del Senado sobre las acusaciones.

Como si fuera poco, según una historia publicada por Angela Couloumbis y Liz Navratil, los contribuyentes de Pensilvania tuvieron que responder por una suma de un cuarto de millón de dólares para silenciar una queja de acoso sexual contra el Representante Estatal Thomas Caltagirone, del Condado de Berks.

“Los contribuyentes no deberían estar pagando ninguna clase de acuerdos en semejante tipo de negocios”, dijo Joe Foster, jefe demócrata del Condado de Montgomery. Lo cierto es que los demonios de las acusaciones se desataron también en Pensilvania, y con una mayoría tan aplastante de los hombres sobre las mujeres en los pasillos de poder del estado, quién sabe cuántas historias más hay agazapadas por allí esperando salir a la luz.

Mucha gente se está preguntando ahora mismo: “quién será el próximo?” Y aunque el liderazgo Demócrata no se ha expresado en manera oficial, el Gobernador ya le solicitó la renuncia a Caltagirone.

Foster se ha referido al caso de Leach como “muy increíble, triste e intolerable”, pero no le ha pedido explícitamente que renuncie o que ponga fin a su campaña por el Congreso. Hasta ahora Leach solo ha ofrecido retirarse de la campaña.

Por su lado, el Condado Delaware parece un universo paralelo. Los Jefes Demócratas no simpatizan mucho con el tipo que ayudó a legalizar la marihuana medicinal en Pensilvania, y no están muy convencidos de las posibilidades de Leach de obtener una victoria frente al sólido establecimiento republicano que sostiene a Meehan.

Los bateadores emergentes de poder de Delco no parecen muy inclinados a doblegarse ante los peces gordos de Montco que ostentan la dirigencia Demócrata. Fueron unos novatos salidos de las bases los que derrotaron a la atrincherada maquinaria Republicana de Delco en las elecciones locales de hace algunas semanas. Y su líder de facto, una novata que todavía no encaja mucho en los pasillos de Harrisburg, aún no se ha pronunciado para pedir la cabeza de Leach.

La Representante Leanne Krueger-Braneky dijo el martes que Leach ya no tiene condiciones para representar a las mujeres, y el miércoles se unió a Wolf para pedirle que renuncie. “La conspiración de silencio que protege a los abusadores en el Capitolio estatal debe cesar ya!” afirmó la parlamentaria.

Dejar una respuesta