Ortega arrecia ataques contra jóvenes y protestas

186
Vecinos alzan una barricada para protegerse de las camionetas del ejército y la policía en un sector popular de Managua. (Foto: Agencias)

MANAGUA. – La ofensiva del gobierno de Daniel Ortega para acabar con las protestas y bloqueos viales en Nicaragua aumentó en las últimas horas, sin que el presidente dé una respuesta a una propuesta de diálogo nacional para resolver una crisis que deja ya 148 muertos.

En la madrugada del martes se escuchó un nutrido fuego de fusilería en varios puntos de la capital y en las ciudades vecinas de El Crucero y Jinotepe, ambas al sureste de Managua. Sectores de la oposición, agrupados en la Alianza Nacional por la Justicia y la Democracia, convocaron este martes en la tarde a un paro nacional de 24 horas, el jueves.

Medardo Mairena, dirigente campesino, manifestó que continuarán “desde las trincheras” en su lucha por conseguir que el presidente Ortega abandone el poder. La Alianza la integran el sector privado, organismos de la sociedad civil, coalición de estudiantes universitarios, entre otros.

Nicaragua sigue inmersa en una tensión diaria. Desde la noche del lunes se escuchan disparos y detonaciones en barrios de Managua y ciudades aledañas, donde los pobladores acumulaban alimentos por temor al desabastecimiento ante el cierre de las principales carreteras.

Al menos cuatro personas han muerto desde el lunes y 148 desde que se iniciaron las protestas hace 56 días, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Los obispos católicos presentaron una propuesta de diálogo para salir de la crisis y le pidieron a Ortega responder por escrito. Pero el plazo se venció sin que el mandatario diera una respuesta.

La ofensiva contra los bloqueos comenzó la madrugada del lunes en la capital, donde pobladores colocaron barricadas de adoquines para protegerse de paramilitares que se desplazan en camionetas y disparan por las noches a todo lo que se mueve.

En Jinotepe, 56 km al sureste de Managua, las llamadas turbas progobierno atacaron con armas de fuego a los manifestantes atrincherados en barricadas, denunció a la prensa el sacerdote Juan García. En ese momento, sonaron las campanas para alertar a la población que salió de sus casas con pailas, pitos y palos para apoyar a los jóvenes estudiantes, añadió.}