Nicaragua: Miles piden destitución de Ortega

0
22
Millares de manifestantes salen a las calles de Managua el 21 de julio de 2018 para protestar contra el gobierno de Daniel Ortega (AFP foto).

Managua.  – Millares de manifestantes opuestos al gobierno participaron el sábado de una marcha para exigir la renuncia o el derrocamiento del presidente Daniel Ortega y la liberación de los presos políticos.

Cerca de 300 personas, en su mayoría civiles, han muerto en Nicaragua desde que estallaron protestas en gran escala, en abril último, según grupos de derechos humanos y líderes de la oposición. Ortega, a su vez, acusó a la oposición de supuestamente matar a docenas de policías y simpatizantes del gobierno.

Y, luego de que la policía liberara este mes a los opositores que ocuparon la universidad nacional aquí y en otros sitios, los manifestantes volvieron a marchar en Managua el sábado para exigir la renuncia de Ortega y denunciar lo que consideran prácticas brutales del personal de seguridad.

La imponente presencia de hombres de seguridad vestidos de civil y fuertemente armados -conocidos como “paramilitares” y ataviados con con pasamontañas- no impidió que la oposición salga a las calles, aunque la protesta del sábado fue pequeña en comparación con previas movilizaciones de masas.

“Ortega afirmó que la oposición está derrotada; eso es mentira”, aseguró Suyen Barahona Cuan, quien estuvo entre varios cientos de individuos en la marcha y es líder del Movimiento Sandinista de Renovación de la oposición. “La brutalidad de su gobierno, su represión, solo nos ha hecho más fuertes”.

Este fin de semana, algunos manifestantes opuestos al gobierno se pusieron máscaras o pañuelos en la cara, afirmando que huían de las fuerzas de seguridad, quienes, según la oposición, han perseguido sistemáticamente a los líderes de las protestas. Algunos llevaban morteros caseros. Los participantes prometieron que continuarán exigiendo la salida de Ortega, quien cumple su tercer mandato consecutivo como presidente.

Los opositores acusan al mandatario y a sus aliados sandinistas de dejar de lado a la oposición y promulgar un gobierno dinástico y autocrático junto con su esposa, Rosario Murillo, actual vicepresidenta. Varios miembros de la familia Ortega controlan las empresas y los medios de comunicación del gobierno.

“Este gobierno es peor que el de Somoza”, remarcó Carlos Maturana, un notario público de 52 años, refiriéndose a la dictadura familiar de derecha derrocada en el triunfo sandinista de 1979. “Necesitamos un nuevo gobierno, un plebiscito, lo que sea necesario para lograr un cambio real”.

La marcha prosiguió a pesar de una nueva ley antiterrorista aprobada por la Asamblea Nacional este mes, que según los críticos podría ser utilizada para encarcelar a activistas opositores. “Todos somos terroristas ahora, según este gobierno”, expresó Diego Delgadillo, de 58 años, un hombre de negocios que participó de la marcha. Los manifestantes aseguran que representan la mayoría de las opiniones, pero el país parece profundamente dividido.

Mientras tanto, en los terrenos de la Catedral Metropolitana Católica Romana, docenas de mujeres esperaban noticias sobre el destino de los esposos, hijos y otros seres queridos, arrestados en recientes redadas del gobierno.

Dejar una respuesta