Nicaragua: Ex presos entre acoso y pobreza

0
23
impactolatin
Mientras cada espacio donde los presos políticos se pueden reunir para ofertar sus productos, se convierte de forme espontánea en una pequeña protesta. (Foto: VOA)

Managua, (VOA) —Aunque parece que lo peor ya pasó, para los expresos políticos en Nicaragua el drama continúa. Muchos están desempleados y no logran conseguir trabajo porque los empleadores tienen temor a las represalias del gobierno, por lo cual muchos de ellos se encuentran en grave situación de necesidad.

El expreso político Jeffry Jarquín es originario de la Costa Caribe y explicó que organizaron el colectivo de artesanos excarcelados para poder sobrevivir entre el acoso policial y la falta de empleo.

“Ustedes saben que estas personas que están aquí no tienen papeles, sus records policiales están sucios, necesitan generar empleo. Nosotros somos padres de familia, somos nicaragüenses. En mi caso, yo no cuento con ningún trabajo, necesito regresarme a mi casa”, aseguró Jarquín.

Jarquín denunció las torturas de las que dice fue víctima durante los días que estuvo recluido en el sistema penitenciario “La Modelo”. “El 8 de marzo, Día de la Mujer, a mi me colgaron, me quemaron mi garganta, me quemaron mis partes privadas”, manifestó.

Señaló que aparte del desempleo, los ahorros de toda su vida han desaparecido de su cuenta de banco, “me robaron todo lo que era mi capital los ocho mil setecientos dólares de toda una vida de trabajo, ya no están en el Banco La FISE”.

Edwin Altamirano, también expreso político, aseguró que tras ser liberado de las cárceles ha sido complicado conseguir un empleo estable para sustentar a su familia. “Es una forma de sobrevivir nosotros por la situación política en que estamos, que no nos permite este gobierno trabajar. La gente no nos da trabajo por el temor de que le vayan a cerrar su negocio, su empresa”, manifestó.

​Los expresos políticos tratan de sobrevivir ahora a través de la venta de artesanías y manualidades, una habilidad que precisamente aprendieron mientras se encontraban recluidos en las cárceles del país.

El desempleo es una problemática que afecta a todo el país. La crisis sociopolítica llevó a la economía nacional a una recesión que ha provocado un decrecimiento en la oferta de empleo formal. Esto solo se incrementan en el caso de los considerados presos políticos, que también son asediados por policías y paramilitares en sus hogares y en sus puestos laborales.

Mientras, ciudadanos consultados por el medio Voz de América, aseguran apoyar cualquier iniciativa que aporte a la subsistencia de los excarcelados, como dice Martha Lorena Bonilla: “yo apoyo a los presos políticos en todas las iniciativas que tengan, porque los pobres no tienen trabajo y es cierto que el gobierno los anda asediando y acosando a diestra y siniestra”.

Mientras tanto, cada espacio donde los presos políticos se pueden reunir para ofertar sus productos, se convierte de forma espontánea en una pequeña protesta.

Funcionarios del gobierno del presidente Daniel Ortega han negado en reiteradas ocasiones que la policía nacional o fuerzas paramilitares se dediquen a asediar o perseguir a expresos políticos. Pero la realidad es otra la mayoría sufren del estigma de haber sido encarcelados, lo cual hace que ningún empleador quiera arriesgarse a contratarlos, por miedo a las represalias del régimen de la familia Ortega-Murillo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here