Mujer de Ventnor asesina a madre y abuela

0
33
Heather Barbera le confesó a la policía que después de cometer el horrendo asesinato, había buscado y tomado el dinero que tenían su madre y su abuela y luego salió a la parada para tomar un bus a Atlantic City, y posteriormente otro a Nueva York.

Una mujer de Ventnor, New Jersey, acusada de matar a su madre y a su abuela y de escaparse luego hacia Nueva York, será extraditada a New Jersey la próxima semana, anunció este miércoles la oficina del Fiscal del Condado Atlantic City.

Heather Barbera, de 41 años, ha sido acusada de homicidio en primer grado, robo y otros crímenes, todos en conexión con el asesinato de Elaine Rosen, de 87 años, y Michelle Gordon, de 67, cuyos cuerpos fueron encontrados juntos en su apartamento del octavo piso de un condominio en la playa, el 8 de julio.

Las autoridades dicen que Barbera golpeó a las mujeres con un garrote hasta matarlas; luego tomó un bus hasta Nueva York, donde empezó a hacer compras con una tarjeta que había robado a su madre. Las compras le permitieron a las autoridades seguirle la pista y arrestarla en la terminal de buses de Nueva York tres días más tarde. En una entrevista con los oficiales poco después la fugitiva confesó los asesinatos, según el informe de la Policía.

Barbera quedó bajo arresto el miércoles en el Centro Rose M. Singer, una prisión para mujeres en la Isla Rikers, en espera de ser extraditada a New Jersey.

El tío de Barbera, Richard Rosen, quién encontró los cuerpos, dijo que le había advertido a su madre y a su hermana que no le permitieran a Barbera mudarse a su apartamento. Dijo que Barbera, quien es madre de dos menores, es una mujer emocionalmente inestable y adicta a los medicamentos.

“Fue algo espantoso”, había dicho el hombre en una entrevista previa. “Fue horrible; ambas estaban en el suelo y había sangre por todas partes. Rezaba porque aún estuvieran vivas, aunque era evidente que ya habían muerto.”

Los documentos que la policía presentó el miércoles daban testimonio de que las occisas murieron a golpes, los que aparentemente les fueron propinados con un bate o un garrote de madera.

Barbera le confesó a la policía que después de cometer el horrendo asesinato, había buscado y tomado el dinero que tenían su madre y su abuela; tomó también las tarjetas de crédito y luego salió a la parada para tomar un bus a Atlantic City, y posteriormente otro a Nueva York; la ciudad donde fue arrestada tras cuatro días de haberse dado a la fuga.

Las cámaras de seguridad del residencial mostraron a Barbera en el momento en el que abandonaba el condominio el pasado 7 de julio.

Sus compras en distintos lugares de Nueva York le hicieron ir dejando un rastro que a continuación fue seguido por la policía, hasta que, eventualmente le dieron alcance en la terminal de buses de Manhattan y la pusieron bajo arresto, no sin antes declararle los cargos por los cuales se encontraba detenida; el asesinato de Elaine Rosen y Michelle Gordon.

Después de su confesión los fiscales le propusieron renunciar a la audiencia de extradición, pero la mujer lo rechazó, por lo que quedó fijada para el próximo 8 de agosto en una corte de Manhattan. El abogado de Barbera, Ariel Schneller, de la Sociedad de Asistencia Legal de Nueva York, declinó dar más detalles a la prensa sobre el caso y el juicio que le espera a su clienta.

Dejar una respuesta