Los Eagles hacen revivir a Filadelfia

0
101
Escena en Broad Street el domingo en la noche, luego de la victoria de los Eagles en el Superbowl LII. Este jueves las multitudes son mucho mayores, en el desfile celebratorio de la histórica victoria.

La lluvia y el granizo que cayeron sobre Filadelfia buena parte del día remitieron justo cuando, en toda la ciudad, la gente empezó a salir de bares de deportes, apartamentos y casas.

Todos tenían un destino: la calle Broad.

Era una celebración que llevaban esperando 58 años.

El domingo por la noche, mientras Nick Foles lideraba a los Eagles de Filadelfia a una inesperada victoria en el Super Bowl sobre los Patriots de Nueva Inglaterra en Minneapolis, la escena en su ciudad, a más de 1.000 millas de distancia, era de júbilo y caos.

Se lanzaron fuegos artificiales. Los conductores hacían sonar sus bocinas. Jóvenes y mayores acudían a la calle Broad, el emblemático escenario donde este jueves se celebraba un desfile para conmemorar el primer título de deporte profesional que gana la ciudad desde que los Filis ganaron la Serie Mundial en 2008.

“La ciudad se lo merecía”, dijo Lou Potel, de 66 años, que celebró una fiesta en su casa junto a la calle Broad antes de sumarse a la fiesta mucho mayor al aire libre. “Es una gran ciudad, y ahora tenemos un Super Bowl para acompañar”.

Como muchos otros aficionados, el amor de Potel por los Eagles ha pasado de generación en generación. Él fue con su hijo a ver el partido la última vez que los Eagles disputaron el Super Bowl, en 2004, y dijo que ver con su hijo la victoria del domingo “lo compensó”.

Dustin Seidman, de 42 años, y su esposa, Staci, de 41, decidieron llevar a su hijo de 10 años y su hija de 8 a las celebraciones en la calle, a pesar de los aficionados borrachos que arrojaban cerveza y trepaban a camiones de basura, postes y marquesinas.

Imágenes difundidas en medios sociales mostraron cómo se derrumbaba el toldo ante la entrada del Hotel Ritz-Carlton con más de una docena de personas sobre él, aunque no estaba claro si había heridos.

Había muchos otros niños pequeños en la calle Broad, y los padres trataban de mover los carros de bebé entre la gente y los coches. Un joven pasó en una motocicleta con un casco de los Eagles.

“No podíamos perdernos esto”, dijo Dustin Seidman. “Es una experiencia única en la vida”.

Rick Campitelli, de 63 años y que había ido a la ciudad para ver el partido con su hijo, dijo que hubiera deseado que su suegro hubiera vivido suficiente para ver ese momento.

“Esto es lo más grande”, dijo Campitelli, vestido con la camiseta de Wilbert Montgomery, exjugador de los Eagles al que una vez vendió un seguro. “Confiaba en que lo lograran antes de que yo muriera, y lo lograron”.

Sam Murphy, de 40 años, hizo el viaje de Boston a Filadelfia el domingo por la mañana y tenía previsto volver a tomar un avión para llegar a trabajar el lunes. Este veterano aficionado de los Eagles, que vive en Boston, bromeó sobre que no podía estar a 100 millas de su casa.

Al fondo de un bar abarrotado, Murphy bebía Newbolds en honor de su suegro, Ron Skubecz, que amaba esa cerveza. Skubecz, seguidor acérrimo de los Eagles, murió hace apenas tres semanas, lo que hacía la victoria aún más emotiva para Murphy.

“Esta es ‘Fili’ en su mejor momento”, dijo Murphy mientras caminaba con un amigo hacia la fiesta en Broad. “Este equipo es de lo que trata ‘Fili’”.

 

Este jueves Filadelfia festeja en grande la victoria de su equipo de NFL en el Super Bowl: cerrarán escuelas, universidades y dependencias municipales para el desfile en honor de los Eagles.

Rutas del transporte público serán reorientadas y cerrarán además museos, los tribunales y hasta el zoológico para los festejos del jueves. Sin embargo quedarán abiertas dos grandes atracciones turísticas, la Sala de la Independencia y la Campana de la Libertad.

El desfile empezará cerca del estadio y concluirá en las gradas del museo que se hicieron famosas en las películas de “Rocky”.

Los organizadores se preparan para la presencia de 2 millones de personas a lo largo de la ruta. No se dio una cifra oficial por el desfile tras la victoria de los Filis en la Serie Mundial de béisbol en 2008, pero expertos en medir muchedumbres indicaron que no excedió de los 750.000. La ciudad no contempla divulgar estimados de la multitud para este desfile.

Entretanto, la policía ha efectuado más arrestos por los actos vandálicos ocurridos el domingo, después de la victoria de los Eagles por 41-33 sobre los Patriots de Nueva Inglaterra.

Entre los detenidos está un joven de 20 años de edad acusado de volcar un vehículo.

El alcalde Jim Kenney pidó a los fanáticos que festejen con pasión y orgullo, refiriéndose otra vez a los que protagonizaron actos vandálicos como “cabezas huecas”.

Unos dos millones de personas se esperaban el jueves en el centro de Filadelfia para celebrar el primer cetro de Super Bowl de los Eagles y presenciar el desfile del trofeo Vince Lombardi.

El alcalde Jim Kenney exhortó a celebrar con pasión y orgullo, y advirtió que el “contingente de estúpidos” que causaron problemas tras la victoria de 41-33 el domingo sobre los Patriots de Nueva Inglaterra no debe participar.

Kenney dijo que espera que la concurrencia el jueves por la mañana sea más calmada que la que incluyó a personas que destrozaron vidrieras, voltearon un automóvil, comieron heces de caballo, derribaron la marquesina de un hotel y postes del alumbrado público y prendieron fuegos artificiales tras la victoria de los Eagles en el Super Bowl.

Dijo se confiscarán las bebidas alcohólicas, pero las autoridades no revelaron detalles de cómo lo harán en una muchedumbre tan enorme.

“Pienso que tendrá un tenor diferente, un elemento diferente”, dijo Kenney, sin mencionar los populares desfiles Wing Bowl y Mummers Parade en la ciudad, donde es común que la gente comience a beber desde temprano.

Dejar una respuesta