La Filadelfia inmigrante

0
42
Los inmigrantes son la fuerza que está levantando a Filadelfia de la pobreza, como lo revela un reciente estudio del Pew Charitable Trusts.

Un informe del Pew Charitable Trusts ofrece claridad sobre los inmigrantes y sus cifras en esta ciudad.

En los últimos años, la inmigración se ha convertido en el principal impulsor del crecimiento de la población de Filadelfia, con implicancias demográficas y económicas en el largo plazo para la ciudad y la región.

En 2016, año del último censo en el que se obtuvieron los datos disponibles para este informe, en la ciudad había más de 232.000 residentes nacidos en el extranjero, un incremento del 69 % desde el año 2000. Estos inmigrantes representaban casi el 15 % de todos los residentes de la ciudad, el 19 % de los trabajadores y el 14 % de los habitantes en condiciones de pobreza.

Más de un cuarto de la totalidad de filadelfianos de los últimos años —una cifra que se calcula en 390.000 residentes— eran inmigrantes o estadounidenses nativos hijos de inmigrantes. Juntos, estos habitantes conforman una población con un potencial significativo para moldear la ciudad. Casi 76.000 niños menores de 18 años, o aproximadamente 1 de cada 4 niños de la ciudad, están comprendidos en esta franja de la población.

La medida en la que los inmigrantes han contribuido al renacimiento de la población de la ciudad es absolutamente notable. Desde el año 2000 hasta el año 2016, un período en el que la población de la ciudad creció por primera vez en medio siglo, la cantidad de residentes extranjeros sumó casi 95.000 habitantes, mientras que la cantidad de filadelfianos nativos disminuyó a 44.500 habitantes.

Este retrato estadístico de los inmigrantes de Filadelfia se compuso con el objetivo de aportar datos a un debate sobre su impacto en la ciudad. En el informe, se observan las características económicas y sociales de los inmigrantes, incluidos sus países de origen, sus ingresos, su nivel educativo y su situación laboral. También se analiza cómo estas características han cambiado en los últimos años, a la vez que se establecen comparaciones con la nación, los suburbios de Filadelfia y otras nueve ciudades de importancia: Baltimore, Boston, Denver, Mineápolis, Nueva York, Portland (Oregón), San José (California), Seattle y Washington.

El estudio se basa principalmente en datos censuales e incluye los resultados de una encuesta de opinión pública que llevó a cabo The Pew Charitable Trusts en 2016. En dicha encuesta, los inmigrantes se manifestaron sumamente optimistas en cuanto al futuro de la ciudad y más positivos que los filadelfianos nativos acerca de ciertos aspectos de la vida de la ciudad, como las escuelas públicas. Por su parte, la mayoría de los filadelfianos nativos se expresaban en términos positivos respecto de la inmigración, y casi dos tercios se describieron a sí mismos como “compasivos” o “muy compasivos” con los inmigrantes ilegales de la ciudad.

Estos son otros hallazgos clave sobre los inmigrantes de Filadelfia:

  • En 2016, casi 1 de cada 5 filadelfianos de la fuerza laboral era inmigrante, con una mayor proporción en puestos de trabajo de sectores de prestación de servicios: atención sanitaria y educación, turismo y venta minorista. Desde el año 2000 hasta el año 2016, la cantidad de inmigrantes en la fuerza laboral incorporó casi 66.000 trabajadores, más del doble del crecimiento que se les atribuye a los trabajadores nativos en ese mismo período.
  • La mediana de ingreso doméstico de los inmigrantes era de aproximadamente $39.700, cifra cercana a la de los filadelfianos nativos. El índice de pobreza entre los inmigrantes era del 24 %, una proporción levemente por debajo del registro para los nativos. Sin embargo, en los últimos años, la cantidad de inmigrantes que vive en condiciones de pobreza creció a un ritmo mayor que entre los nativos.
  • Alrededor de 3 de cada 10 inmigrantes adultos obtuvieron un título universitario, una proporción levemente mayor que los residentes nativos. Por otro lado, casi otros 3 de cada 10 inmigrantes recibieron poca escolaridad, una proporción significativamente mayor que entre los nativos.
  • El grupo de filadelfianos extranjeros de mayor crecimiento entre los años 2000 y 2016 llegó de África, y los grupos más numerosos provinieron de Asia y América. En el caso del último grupo, la mayor afluencia fue de Latinoamérica y el Caribe. Según los registros históricos, la porción de europeos fue la menor.
  • En la región de Filadelfia, casi dos inmigrantes residían fuera de la ciudad por cada uno que vivía en la ciudad. Si bien en los últimos años ambas áreas crecieron a un ritmo similar, a partir de la década de 1970, la población de inmigrantes creció con mayor rapidez en los suburbios que en la ciudad.

Juntos, los datos muestran el impacto demográfico que los inmigrantes tienen en Filadelfia. Son ampliamente responsables del crecimiento de la ciudad en cuanto a residentes y a trabajadores, y le han dado empuje a la cantidad de niños y de emprendedores. Sin embargo, al mismo tiempo, han pasado a formar parte de la gran cantidad de residentes pobres y de bajo nivel educativo que la ciudad ya tenía, además de la cantidad de personas con manejo limitado del inglés, lo que genera demanda en las escuelas y los servicios locales. En la última década, los líderes del gobierno local y de organizaciones sin fines de lucro han estimulado la inmigración, ya que la consideraban una manera de incrementar la población, revitalizar los vecindarios y hacer crecer la economía. La medida exacta en que sus esfuerzos contribuyen a los cambios demográficos que han tenido lugar, sin embargo, aún no es clara. En este informe, se presentan solo los datos que relatan la historia de la inmigración en Filadelfia.

El reporte completo, en inglés, puede ser leído en pewtrusts.org/philaresearch.

Dejar una respuesta