‘Johnny Doc’ se declara inocente de cargos

0
11
El líder del Local 98 del IBEW, la Unión de los Trabajadores Eléctricos, John Dougherty, se declaró inocente de los cargos federales por malversación que le impusieron.

>>FILADELFIA >>LIDER SINDICAL

El poderoso líder sindical de Filadelfia John “Johnny Doc” Dougherty y otros tres implicados se declararon inocentes el viernes de una amplia gama de cargos de corrupción en una acusación federal.

Con un traje azul marino, Dougherty apareció tranquilo antes de su comparecencia a la 1:30 p.m. en el Palacio de Justicia James A. Byrne, sonriente y hablando con otros en la sala.

Durante el breve proceso ante la jueza federal Elizabeth Hey, Dougherty se declaró inocente y fue liberado bajo una fianza de $50,000. Como parte de las condiciones de su liberación, Dougherty estaba obligado a renunciar a su pasaporte y cualquier arma de fuego que posea.

El juez También prohibió a Dougherty comunicarse con testigos o coacusados, a excepción de tratar asuntos sindicales, laborales y reuniones de defensa legal. Dougherty permanece en su trabajo como gerente comercial del Local 98 del IBEW, el Sindicato de Trabajadores Eléctricos.

Marita Crawford, Niko Rodriguez y Anthony Massa, también nombrados en la acusación, se declararon inocentes y recibieron las mismas condiciones de fianza que Dougherty. La acusación federal afirmaba que Dougherty usaba las cajas del sindicato como su “cuenta bancaria personal” y tenía al concejal de la ciudad Bobby Henon en su nómina para impulsar su agenda en el Ayuntamiento.

Henon se declaró inocente de los cargos de soborno y fraude el jueves y también tiene la intención de permanecer en el cargo. En una declaración, dijo que se postuló en una plataforma pro-sindicato y considera a los trabajadores sindicalizados de la ciudad como su distrito electoral. Los restantes individuos nombrados en la acusación (Brian Burrows, Michael Neill y Brian Fiocca) están agendados para ser procesados ​​la próxima semana.

Frank Keel, portavoz de IBEW Local 98, dijo durante una entrevista telefónica después de apersonarse de los cargos, que el sindicato se mantiene fuertemente en apoyo de Dougherty y los demás. Keel acusó a los fiscales de intentar crear cismas en el sindicato acusando falsamente a Dougherty y los demás de robarle a sus asociados.

“No va a funcionar. No está funcionando, no funcionará”, dijo Keel. “Porque, como dije, la membresía entiende lo duro que John, Brian, Marita y todas las personas involucradas en esto han trabajado y continúan trabajando para el sindicato”. Crawford, Rodríguez, Burrows, Fiocca y Neill también siguen empleados por el sindicato, dijo Keel. Massa es un contratista que el sindicato ha utilizado anteriormente.

Dougherty, de 58 años, ha sido uno de los principales actores políticos de Pensilvania, y dirigió 30 millones de dólares recaudados por el sindicato local de electricistas hacia las campañas de la mayoría de los candidatos demócratas en la última década.

La acusación publicada a principios de semana sugirió la amplitud de su influencia. El FBI dijo que Dougherty impulsó la aprobación del impuesto a las gaseosas de la ciudad únicamente para vengarse de la rival Teamsters Union, que temía la pérdida de trabajos en embotellado y entrega; los inspectores de la ciudad sostuvieron la instalación no sindicalizada de una máquina de resonancia magnética en el Hospital Infantil de Filadelfia; e hizo que Henon investigara una compañía de remolques que se llevó su auto.

“Permítame decirle lo que va a hacer Bobby Henon”, dijo Dougherty a un funcionario sindical en mayo de 2015, de acuerdo con la acusación. “Van a comenzar a imponer un impuesto al refresco, y eso le costará a los Teamsters 100 empleos en Filadelfia”.

Dougherty ha liderado el IBEW local de 4,600 miembros desde 1993, y más recientemente tomó el mando del Consejo de Oficios de la Construcción de la ciudad, con 70,000 miembros. Henon, quien se incorporó al sindicato, permaneció en la nómina en un puesto de ejecutivo de $70,000 al año, incluso después de ganar un puesto de tiempo completo en el Ayuntamiento de Filadelfia en 2015.

La acusación señala que Dougherty y su círculo íntimo también gastaron $600,000 en fondos del sindicato para reparaciones del hogar, boletos deportivos, viajes y lujos, como dos tortas de $88 para la cena de Acción de Gracias de Dougherty, quien a lo largo de la investigación pública de dos años ha negado las faltas.

Dougherty ayudó al alcalde Jim Kenney, un amigo de la infancia, a ganar el cargo en 2015, el mismo año en que su hermano, Kevin Dougherty, ganó un asiento en la Corte Suprema del estado. Su sindicato también envió $650,000 a la campaña de reelección del gobernador Tom Wolf el año pasado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here