Indigna que mitad de PR sigue a oscuras 

0
74
Inocencia Rivera, madre de Eduardo González, un hombre que se suicidó tres semanas después del paso del huracán María, mira el anochecer en su balcón rodeada por luces navideñas que funcionan con energía solar y una bandera puertorriqueña, el 21 de diciembre de 2017. (AP Foto/Carlos Giusti)

SAN JUAN (AP) — La revelación de que más de 660.000 clientes de la compañía eléctrica de Puerto Rico aún no tienen servicio, más de tres meses después del paso del huracán María, ha causado indignación, sorpresa y resignación entre algunos habitantes de la isla que acusan a funcionarios de no haber respondido adecuadamente a la tormenta de categoría 4.

Es la primera vez que el gobierno del territorio estadounidense proporciona tal estadística, que fue publicada mientras las autoridades advertían que aún hay mucho trabajo por hacer y que las cuadrillas siguen encontrando daños inesperados desde que María azotó el 20 de septiembre con vientos de hasta 246 kilómetros por hora (154 millas por hora), cortando el servicio eléctrico en toda la isla. Funcionarios han indicado que 55% de los casi 1,5 millones de clientes ya tienen suministro eléctrico.

“Resulta extraordinario que aún se encuentren tan lejos de estar recuperados al 100%”, declaró Susan Tierney, una asesora senior de la compañía de consultoría Analysis Group, con sede en Denver. Tierney testificó ante un comité del Senado estadounidense respecto a los esfuerzos por restaurar la energía eléctrica en Puerto Rico. “No sé sobre ningún momento en décadas recientes desde que Estados Unidos electrificó la economía entera en que haya habido un apagón de esta magnitud”.

Ciales, una de las 78 municipalidades de la isla, sigue totalmente a oscuras y se desconoce cuándo quedará restablecido el servicio en esta localidad central montañosa. Esta semana, las cuadrillas de trabajo restablecieron la electricidad por primera vez en partes de la localidad costera de Yabucoa, la primera en ser impactada por María.

Entre los clientes que siguen sin luz está Eileen Cheverez, una terapeuta respiratoria de 48 años que vive en Morovis, fronterizo con Ciales. Dijo que ya hay electricidad en casas alrededor de la de ella, pero que los trabajadores todavía no instalan un cable necesario para que la luz llegue a su vivienda.

“De verdad que esto lo consume a uno mentalmente, emocionalmente… Es como una falta de respeto”, comentó Cheverez. “Yo sé que los daños fueron grandes, y más aún en la montaña, pero entiendo que se han tardado mucho”.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos ha dicho que es muy probable que el servicio eléctrico sea restablecido en todo Puerto Rico en mayo, y subrayó que los esfuerzos de reconexión han sido lentos en ocasiones debido al terreno escabroso de la isla, la falta de suministros y una infraestructura añeja que no recibió mantenimiento dada la recesión que ha vivido el país en los últimos 11 años.

Aún se desconoce qué porcentaje de negocios y viviendas ya tienen electricidad. Geraldo Quiñones, portavoz de la compañía de electricidad, dijo a la AP que los funcionarios todavía no cuentan con datos porque la fibra óptica que ayuda a proporcionar esa y otra información fue destruida por el huracán. “El daño fue severo…todavía falta mucho que hacer”, dijo.

Dejar una respuesta