Exportavoz de Obama habla de Trump y Rusia 

0
255
"Queda mucho por escribir sobre los contactos de Trump y Rusia", dijo Josh Earnest, exvocero del presidente Obama, a la prensa.

Un exportavoz de la Casa Blanca durante el gobierno de Barack Obama dijo el domingo que todavía quedan detalles por conocer de los contactos entre Rusia y los asesores del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Josh Earnest señaló en parte a la comunicación entre el asesor político Roger Stone y una persona implicada en el hackeo de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC). Preguntado por la denuncia de Trump, realizada sin pruebas en Twitter, de que Obama había ordenado intervenir sus teléfonos, Earnest contestó: “Cuando más grande es el escándalo, más escandaloso es el tuit”.

“Es innegable que hay muchas buenas preguntas sin respuesta acerca de por qué los altos cargos de Trump no están siendo, en el mejor de los casos, claros sobre sus interacciones con los rusos”, dijo Earnest a la AP. Stone “es alguien que sabemos, que el presidente Trump ha reconocido, que confía en él para asesoramiento político”.

“Estas son preguntas que tienen que ser contestadas y para mí no es sorprendente que el presidente Trump esté buscando formas extravagantes para distraer la atención de esa línea de preguntas”, añadió.

Earnest, natural de Kansas City, en Missouri, colaboró con Obama en sus ocho años en el poder y se convirtió en su secretario de prensa en mayo de 2014. En ese puesto, describió la campaña de Trump con dureza y mostró la preocupación de la Casa Blanca sobre la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de noviembre.

Según Earnest, Trump tomó el cargo con la promesa de revolucionar Washington “y está buscando formas para cumplirla”. Esto incluye el enfoque más hostil que Trump y sus funcionarios han adoptado en su relación con la prensa, explicó.

Pero esto es también una forma de distraer las preguntas sobre los contactos de su equipo de campaña con Rusia, como los de Stone, apuntó Earnest. Stone dijo a The Washington Times en una entrevista que mantuvo un contacto “superficial, corto y banal” privado en Twitter con “Guccifer 2.0”, el individuo de internet que hizo públicos los emails del DNC.

El gobierno estadounidense concluyó más tarde que Moscú dirigió el ataque cibernético contra el DNC en un intento por influir en el restado de los comicios. El reconocimiento de Stone puede suponer un nuevo dolor de cabeza para la Casa Blanca mientras el FBI y los comités de inteligencia de la Cámara de Representantes y el Senado investigan la interferencia de Rusia antes de la votación.

Dejar una respuesta