Cuide su salud mental

41

>>VECINOS

Por Ellen Lee Alderton

Cuando las amenazas a la salud como el SIDA, el cáncer o la diabetes reciben tanta atención pública, es posible que no se dé cuenta de que las enfermedades mentales son en realidad mucho más comunes que cualquiera de estas otras condiciones. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental, uno de cada cinco adultos en los Estados Unidos experimentará un trastorno mental cada año. Las afecciones como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la depresión y la ansiedad pueden afectar a cualquier persona en cualquier momento, independientemente de la edad que tenga, de qué país venga o cuánto dinero tenga. También es importante recordar que estas enfermedades no son culpa de nadie; Son trastornos cerebrales biológicos.

Los síntomas de una enfermedad mental pueden ser devastadores no solo para los afectados, sino también para los miembros de su familia y sus seres queridos. Las enfermedades mentales pueden golpear a sus víctimas con delirios, alucinaciones, ataques de pánico o desesperanza y desesperación, causando sufrimiento e interrumpiendo vidas.

Lamentablemente, en la comunidad latina / hispana, esta historia puede ser aún peor. Los factores estresantes como dejar atrás el país, dejar atrás una situación de violencia, no conocer la nueva cultura, la tensión intergeneracional en las familias inmigrantes y la pobreza pueden empeorar los problemas de salud mental. Por estas razones, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas informan que los latinos / hispanos en este país tienden a experimentar tasas más altas de depresión, angustia, trastorno de estrés postraumático, abuso de sustancias y otras afecciones de salud mental.

Pero es importante recordar que hay esperanza. Con la atención médica adecuada, las enfermedades mentales pueden tratarse, pero no se irán por si solos. Si usted o un ser querido está experimentando síntomas de una enfermedad mental, es importante que vaya al médico. Un psicólogo o un psiquiatra pueden recetar medicamentos o recomendar un terapeuta para ayudar con el problema.

Ana Lazu, una promotora de salud mental en Connecticut, dice que cuando comenzó su propia lucha con problemas de salud mental se enfrentó a un “doble estigma”. Hubo el desafío de tener una enfermedad mental y el desafío de enfrentar esta enfermedad como latina. “Dentro de la comunidad hispana”, dice ella, “existía la actitud de que no se habla de psicología; puede acudir a su sacerdote, familiares o espiritista para obtener ayuda, pero nunca visitaría a un médico ni tomaría medicamentos.”

Sin embargo, visitar a un médico o tomar medicamentos puede cambiar la vida. En este mes, mientras las Naciones Unidas reconocen el Día Mundial de la Salud Mental, asegúrese de cuidar su propia salud mental o la salud mental de un ser querido. Si necesita ayuda, no intente hacerlo solo.

(Ellen Lee Alderton es la Directora de Educación de La Mano Amiga, una organización nacional sin fines de lucro cuya misión es proporcionar recursos informativos a los inmigrantes latinos.)