Contratos, pensiones y una brecha de 6 mil millones

0
45
El Alcalde Kenney asegura haber encontrado la forma para recapitalizar el fondo de pensiones de la ciudad. (Foto: Cityhall)

FILADELFIA. – Si bien la administración Kenney negoció contratos con los cuatro principales sindicatos laborales de la ciudad durante los últimos dos años, y les dieron aumentos sustanciales, también dice que ha tomado medidas para reformar el severamente infradotado fondo de pensiones al exigir a los empleados que paguen más dinero por sus beneficios de jubilación.

Los funcionarios municipales sostienen que las contribuciones adicionales, un tope de $ 65,000 en pagos futuros para nuevos trabajadores no uniformados, y el aumento de las inyecciones de efectivo del impuesto a las ventas elevarán el plan de pensiones al nivel de financiación objetivo del 80% para 2029.

Los expertos en finanzas dicen, sin embargo, que las proyecciones de la ciudad son poco realistas. Citan la supuesta tasa de retorno de las inversiones de 7.65% de la ciudad, que dicen que es demasiado alta y arriesgada, y la continuación de dos programas de bonificación de pensiones.

Por ahora, el plan tiene solo el 45 por ciento de los $ 11.3 billones que necesita para pagar a los jubilados actuales y futuros sus pensiones prometidas. El objetivo de llegar al 80% en 12 años quizás sea demasiado optimista y “una mejoría notable requerirá más tiempo para hacerse realidad”, dijeron analistas de crédito de S & P en un informe la semana pasada.

Michael Karp, miembro por mucho tiempo de la Autoridad de Cooperación Intergubernamental de Pensilvania, una junta estatal que supervisa las finanzas de Filadelfia, recordó proyecciones similares hechas hace 10 años.

“Hablamos del 80 por ciento, pero nunca llegamos. Nunca salimos de ese 45 por ciento. Parece que estamos atascados en eso”, dijo Karp durante la reunión PICA de la semana pasada.

Rob Dubow, el director financiero de la ciudad, dijo que las secuelas de la Gran Recesión y el hecho de que los jubilados viven más tiempo han impactado al fondo.

En una entrevista con The Inquirer y Daily News, Dubow dijo que si bien algunos podrían discutir cuánto tiempo le tomará al fondo de pensiones alcanzar el 80 por ciento, las mayores contribuciones acercarán el plan al objetivo más que si la ciudad no hubiera hecho nada.

“Se puede obtener un mayor porcentaje de financiamiento ya sea mediante la reducción del crecimiento de los pasivos o el aumento de los activos”, dijo Dubow. “Llegamos allí con una combinación ligeramente diferente a la que comenzamos, pero todavía llegamos allí, y eso es lo importante”.

Cuando Kenney firmó un contrato en 2016 con los obreros de la ciudad, representados por el Consejo Distrital 33 de AFSCME, afirmó que había logrado la reforma de pensiones mediante la creación de un plan híbrido que limitaría los beneficios definidos a $ 50,000 para todos los nuevos empleados y exigiría que los empleados actuales pagaran más al fondo. Los empleados con un salario de $ 45,001 o más contribuirían entre 0.5 y 3 puntos porcentuales más. (El salario promedio de DC33 es de $ 38,000).

La ciudad quería utilizar el contrato DC33 como objetivo para los otros tres sindicatos, que tienen salarios promedio más altos y cuyas mayores contribuciones tendrían un mayor impacto. Se dijo que si todos estuvieran de acuerdo con el plan de DC33, la ciudad alcanzaría el 80% de los fondos para el 2030.

Pero ninguno de los sindicatos firmó. De hecho, la ciudad terminó aumentando el tope de DC33 y redujo las tasas de contribución. Sin embargo, la ciudad mantiene esa proyección del 80 por ciento.

Ahora, todos los empleados no uniformados, sindicalizados y no sindicalizados, con un salario de $ 45,001 o más contribuirán entre 0,5 y 2,75 puntos porcentuales más, dependiendo del salario. Para los nuevos empleados, las pensiones tendrán un tope de $ 65,000. Los funcionarios electos pagarán más en el fondo, pero no se verán obligados a entrar en el plan que limitaría sus beneficios.

El actuario de la ciudad predice que el aumento de las contribuciones arrojará $ 290 millones adicionales anuales en el fondo de pensiones durante los próximos 10 años para un total de $ 1.4 mil millones.

Durante el mismo período de 10 años, la ciudad planea agregar $ 9,6 mil millones en el fondo, incluidos $ 750 millones en ingresos por impuestos a las ventas.

Esas contribuciones adicionales, combinadas con una tasa de rendimiento constante del 7,6 por ciento, llevarán al plan a un financiamiento del 82 por ciento en 2029, según el actuario.

El fondo ha prosperado durante los últimos dos años. En el año fiscal 2017, tuvo una ganancia de inversión del 13 por ciento y las cifras preliminares para el año fiscal 2018, que finalizó el 30 de junio, lo hacen en un 8,1 por ciento.

Pero en 2016, las inversiones del fondo perdieron $ 149 millones, y los contribuyentes a menudo tienen que compensar las pérdidas cuando el fondo no funciona como se esperaba.

“Tratamos de desarrollar un plan que pensamos que funcionaría para Filadelfia”, dijo en una entrevista Jim Engler, vicealcalde de política y legislación de la ciudad. “Intentamos hacer eso de una manera holística, proporcionamos al menos un beneficio continuo de pensión segura para los empleados”.

Los analistas de S & P y Moody’s dijeron que el nuevo plan híbrido apilado para nuevos empleados no uniformados es positivo y debería mejorar los niveles de financiación a lo largo del tiempo.

Dejar una respuesta