Comisionado de policía Ross dijo adiós

0
35
Impactolatin
El comisionado del departamento de policía de Filadelfia, Richard Ross, renunció a su cargo de manera intempestiva, luego de 3 y medio años de una gestión considerada sobresaliente.

>>FILADELFIA >>POLICIA

La crisis de la policía de Filadelfia siguió esta semana, luego del sangriento episodio de la semana pasada en que un francotirador hirió a 6 uniformados en el norte de la ciudad. Esta vez fue la renuncia intempestiva del Comisionado de la Policía Richard Ross, en respuesta a aparentes acusaciones veladas sobre impropiedades personales en el cargo.

Un día después de anunciar su renuncia, en medio de acusaciones de que tomó represalias contra una mujer que había terminado una aventura con él, el ex comisionado de policía de Filadelfia, Richard Ross, dijo el miércoles que “nunca buscó represalias” contra nadie, y el alcalde Jim Kenney trató de explicar por qué la abrupta partida de su muy respetado jefe de policía era en el “mejor interés” de la ciudad.

En declaraciones a los periodistas fuera de la sede de la policía, Ross dijo que no se sintió forzado a abandonar, pero decidió renunciar para evitar crear una “distracción” para el departamento que dirigió durante 3 años y medio.

“Dado todo lo demás con lo que estamos lidiando en la ciudad … pensé que sería una distracción para el Departamento tener que lidiar con este problema particular en lo que se refiere a mí”, dijo Ross. “Pensé que era lo mejor para todos los interesados, la comunidad, el alcalde y los oficiales de policía”.

Sus comentarios se refieren a una demanda de una oficial de policía que afirma que ignoró su denuncia de acoso sexual contra otro oficial, en parte porque ella había roto un romance de dos años con él en 2011.

En una conferencia de prensa en el Ayuntamiento, Kenney dijo que pensaba que la renuncia de Ross era el “mejor curso de acción para el departamento” dadas las acusaciones en su contra, y continuó elogiando a Ross por tres décadas de servicio a la ciudad. “Creo que al renunciar tomó la decisión correcta para el departamento y la ciudad”, dijo.

Las acusaciones y la renuncia han conmocionado a una ciudad que ya se estaba recuperando del enfrentamiento violento de la semana pasada en el área de Tioga, en el que seis policías fueron baleados, un incidente en el que Ross jugó un papel clave en la resolución y que llevó a Kenney a describirlo como el mejor comisionado de policía del país.

En su conferencia de prensa, Kenney también presentó a la comisionada interina, Christine Coulter, la primera mujer en dirigir el departamento. Ella dijo a los periodistas: “Siempre me ha honrado, como mujer y como agente de policía, servir a la ciudad, y estoy ansiosa de seguirlo haciendo en el futuro”.

En sus comentarios públicos, tanto Kenney como Ross se negaron a abordar denuncias específicas de la demanda presentada por la Cabo Audra McCowan y la patrullera Jennifer Allen. Las mujeres afirman que recibieron llamadas de hostigamiento en el hogar por parte de colegas y subordinados, que fueron atizadas mientras trabajaban y fueron menospreciadas y transferidas a trabajos menos deseables cuando se quejaron, entre otras acusaciones. Dicen que el acoso contra ellas, que habría ocurrido repetidamente durante casi una década, es parte de una “costumbre bien establecida” de acoso sexual que impregna el Departamento.

Kenney y Ross dijeron que sabían acerca de las acusaciones generales en la denuncia después de que fue presentada en un tribunal federal en Filadelfia a fines de julio. Pero dijeron que se enteraron solo el lunes, cuando se presentó una queja enmendada, de las acusaciones específicas contra el Comisionado.

En esa presentación, McCowan afirmó que Ross le dijo a principios de este año que trataría de evitar que se tomaran medidas sobre sus quejas de acoso contra un colega de trabajo, “en retribución por romper su relación de dos años” de 2009 a 2011.

Kenney dijo que Ross el lunes por la noche presentó su carta de renuncia, pero el alcalde se negó a aceptarla. Dijo que estaba de viaje en ese momento y quería regresar a la ciudad y consultar a los ayudantes sobre cómo avanzar.

El martes, Ross insistió nuevamente en renunciar, dijo Kenney. Después de informarse más sobre los alegatos, el alcalde dijo que creía que Ross estaba tomando la decisión correcta. “Era el momento apropiado para que él se hiciera a un lado”, dijo Kenney.

Elogió el liderazgo de Ross del departamento de 6.500 miembros, citando en particular cómo manejó grandes eventos, incluida la Convención Nacional Demócrata en 2016, el Draft de la NFL de 2017 y el desfile del Super Bowl de las Águilas el año pasado.

Ross se negó el miércoles a comentar sobre el litigio, pero dijo que no era una persona vengativa y que “todos los que me conocen saben que ese no es mi personaje”. “Nunca, nunca he disparado contra alguien en mis 55 años en esta Tierra o en mi carrera de 30 años”, dijo Ross al preiódico Inquirer. “Esa es la realidad”.

También dijo a los periodistas que no estaba seguro de qué haría después. Lo cierto es que al momento se vuelve elegible para una pensión que le pagará $ 13.003 por mes, dijo un portavoz de la ciudad.

Ross expresó su apoyo a Coulter y dijo que estaba “muy contento con la elección” de su sucesora interina, citando su experiencia, habilidades de liderazgo y su ética de trabajo. “Espero que la gente le dé una oportunidad y el tiempo para hacer lo que sé que puede hacer”, dijo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here