Clausuran la Asamblea General de la ONU

0
15
La presidenta de la Asamblea 73 de la ONU, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa (centro), dando el martillazo del cierre de la Asamblea en Nueva York. (Foto: EFE)

Nueva York. – La ONU clausuró ayer los debates de la Asamblea General, marcados este año por el presidente de EE.UU., Donald Trump; el de Venezuela, Nicolás Maduro; y por el choque entre el “patriotismo” unilateral de Washington y el multilateralismo que buscan sus aliados tradicionales.

Los últimos de los 193 Estados miembros completaron sus intervenciones este lunes, poniendo fin a una semana en la que han subido al estrado un total de 77 jefes de Estado, 5 vicepresidentes, 44 jefes de Gobierno y más de medio centenar de ministros.

Además de los discursos, la ONU ha acogido 429 reuniones paralelas sobre asuntos de todo tipo, desde la lucha contra la tuberculosis al cambio climático, pasando por guerras como las de Siria o Yemen y crisis como las de los refugiados rohinyás de Birmania.

El protagonismo se lo llevó Trump, que en su segunda visita a la ONU enarboló la bandera del “patriotismo” frente a los enfoques multilaterales que representa la organización. “Nunca cederemos la soberanía de Estados Unidos a una burocracia global no electa y que no rinde cuentas”, subrayó Trump.

“Rechazamos la ideología de lo global, y abrazamos la doctrina del patriotismo”, agregó Trump, que desde su llegada a la Casa Blanca ha roto varios consensos internacionales como el Acuerdo de Parí, el pacto nuclear con Irán o el no reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel mientras no se solucione el conflicto de Oriente Medio.

Trump eligió precisamente la ONU para atacar el multilateralismo, lo que encontró rápidamente la crítica de otros líderes, tanto en aliados de Washington, como Francia o España, como en adversarios como Rusia, Irán o China. El canciller ruso, Serguéi Lavrov, acusó a EE.UU. de poner en riesgo todo el sistema internacional con sus acciones “unilaterales” y de utilizar el “chantaje político, la presión económica y la burda fuerza”.

Dejar una respuesta