Adolescente asesina a padre de su novia

0
16
Demar Turrelas y Eveline Gaínza, acusados del homicidio del padre de ésta. (Foto: Miami Police)

Las últimas palabras que publicó hace un mes Evelio Federico Gainza, de 63 años, en el Facebook de su hija, Eveline Gaínza, de 17 años, estaban cargadas de dulzura. “Mi amor te veo la carita diferente. Las ganas que tengo de abrazarte y estrecharte contra mi pecho. Te amo mi niña linda”.

Pero la Policía de Miami-Dade encontró el jueves pasado el cuerpo de Evelio Federico Gaínza con múltiples heridas de bala. Los sospechosos en su muerte son el novio de su hija, con el que hacía poco ella se había escapado de casa y quien al parecer le disparó, y su propia hija, acusada de encubrirlo.

La policía ya presentó cargos contra Eveline Gainza por encubrir pruebas y manipular evidencia física. Su novio, Demar Turrellas, de 19 años, está acusado de los mismos cargos y de homicidio. Creen que Eveline ayudó a limpiar la casa de su padre después de que Turruellas le disparó por la espalda el 24 de septiembre.

Eveline fue arrestada en la casa de su madre. Turruellas ya estaba bajo custodia por un arresto anterior. Según el informe, Turruellas disparó varias veces en la espalda a Evelio Gainza con un semiautomática calibre 40. La Policía dijo que ambos confesaron su participación en el crimen.

“No es la primera vez que Eveline agrede a su padre. A finales de enero intentó matarlo con un bate”, dijo por teléfono desde Camagüey, en Cuba, Rouse Mary Álvarez Figueredo, novia de Evelio Gaínza. “Lo golpeó con fuerza mientras él dormía y le fracturó la cabeza”. Los hechos sucedieron en Miami a finales de enero.

Luis Gacita, amigo de Evelio, dijo que está consternado por la muerte. “Ese señor adoraba a su hija, vivía para ella, le compraba de todo”. Gacita dijo que Demar Turrellas es el hijastro de un amigo y que “por lástima lo dejé entrar a mi casa, lo ayudé, y me robó el camión con el que trabajaba”.

“Como buen padre, Evelio no quería que su hija estuviera con él”, dijo Gacita, de 28 años, y agregó que Turrelas amenazó en reiteradas ocasiones a Gaínza. “Él tenía las llaves del Mercedes-Benz que Evelio le había comprado a su hija. Siempre le decía que con él no se jugaba, que un día iba a caerle a tiros”. Según Gacita, Evelio le contó que el novio de su hija intentó robarle a su madre, una anciana postrada, por lo que le impidió que siguiera visitando su casa.

“Evelio trabajó conmigo para que la Policía capturara a Demar Turruellas. Nosotros le dijimos a los oficiales todo lo que sabíamos de ese joven y pensábamos que pasaría al menos un año en la cárcel. Lo soltaron a los dos días”, dijo Gacita. “Si las autoridades hubiesen actuado con más severidad, Evelio Federico Gainza todavía estaría vivo”, afirmó. “Ese hombre era una excelente persona que no merecía morir así”. Gacita dijo que se ha comprado un arma. “No me siento tranquilo con este tipo de gente viviendo entre nosotros. Tengo que estar protegido”, agregó.

Dejar una respuesta