Venezuela pone obstáculos a ayuda humanitaria 

0
20
Voluntarios empacan productos de primeros auxilios para Venezuela en un restaurante en Miami, el 6 de mayo de 2017 (AP Foto/Gisela Salomon)

Durante meses, a medida que la economía venezolana se ha deteriorado, las Naciones Unidas y los gobiernos de Estados Unidos y varios países latinoamericanos han instado al presidente Nicolás Maduro a que acepte ayuda humanitaria para apaciguar la escasez que ha alentado un creciente movimiento de protestas antigubernamentales.

Sin embargo, el líder socialista se ha negado al considerar a las ofertas de ayuda del exterior como un caballo de Troya que podría allanar el camino a una intervención militar extranjera. Las prohibiciones alcanzan incluso al grupo que se encarga de las tareas caritativas dentro de la iglesia católica.

“El canal humanitario supone la existencia de una crisis humanitaria”, dijo hace poco la canciller Delcy Rodríguez. “Esa es una versión construida por el Pentágono, por la que Estados Unidos podría intervenir”, aseguró.

Pero poco a poco, con un gran esfuerzo y diplomacia, algunos grupos han logrado sobrepasar el bloqueo impuesto por las autoridades. Entre ellos está Acción Solidaria, que comenzó hace dos décadas como una pequeña clínica y red de ayuda para pacientes de sida, pero se ha convertido en una organización de asistencia fundamental para los venezolanos.

Cada mes, la red suministra medicinas a unas 700 personas que llegan en busca de algún remedio que la organización haya recibido de donantes distribuidos en todo el mundo. Su acopio es publicado todos los días a sus casi 20.000 seguidores en Twitter.

Venezuela no quiere ser vista como un país con necesidades. Sin embargo, actualmente llegan donaciones desde todo el mundo, pero especialmente desde el sur de la Florida, donde radica una gran colonia de venezolanos.

El grupo más grande, Programa de Ayuda Humanitaria para Venezuela, ha despachado más de 200 toneladas de artículos en los últimos tres años. Pero funcionarios aseguran que esto es apenas una gota de agua comparada con el mar de las necesidades verdaderas.

Dejar una respuesta