Trump echa a su criticado asesor S. Bannon 

0
24
Esta fotografía de archivo del 9 de abril de 2017 muestra a Steve Bannon, estratega en jefe de la Casa Blanca, mientras desciende del avión presidencial en la Base Andrews de la Fuerza Aérea en Maryland. (AP Foto/Alex Brandon)

WASHINGTON (AP) — Steve Bannon, el divisivo estratega de hablar franco que ascendió desde la campaña de Donald Trump hasta un alto puesto en la Casa Blanca, fue despedido el viernes por el presidente, lo que coronó siete meses agitados tras los cuales se ha ido gran parte del personal directivo original.

Bannon, exdirector del sitio web Breitbart News y una figura apreciada por los sectores más derechistas del Partido Republicano, presionó a Trump para que cumpliera algunas de sus promesas de campaña más controversiales, incluido el veto a la admisión de ciudadanos de ciertos países musulmanes y su decisión de sacar al país del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Luego de poco más de medio año en la presidencia, Trump ya ha echado a su asesor de seguridad nacional, a su jefe de despacho, a su secretario de prensa (cuyo último día será el 31 de agosto) y a dos directores de comunicaciones, así como al director del FBI que heredó del gobierno de Barack Obama.

La partida de Bannon es especialmente significativa, ya que muchos lo veían como el vínculo de Trump con su base de electores más comprometidos con él y el protector de la agenda conservadora que impulsó al magnate a la Casa Blanca.

“Es una píldora difícil de tragar si Steve ya no está porque queda una presidencia republicana llena de generales y demócratas”, dijo el ex estratega de campaña San Nunberg poco antes de que se conociera la noticia. “Se sentiría como estar en la dimensión desconocida”.

Desde Breitbart salió una advertencia drástica de una sola palabra. “#GUERRA”, tuiteó Joel B. Pollak, editor independiente del sitio noticioso.

De hecho, el conservadurismo nacionalista de Bannon fue una de las fuerzas con las que Trump alcanzó la Casa Blanca. Inyectó un populismo oscuro a la campaña y afinó sus ataques sobre la demócrata Hillary Clinton, alentando el instinto combativo de Trump de lanzar contragolpes a cada oportunidad.

Sin él, la agenda de Trump queda en las manos de asesores más moderados, incluido su yerno, su hija y su asesor económico a quien Bannon ha fustigado de ser un “globalista”.

Pero Bannon también fue acusado por muchos de sus críticos de filtrar información a los reporteros con el fin de promoverse, y de incitar los impulsos del mandatario que más daño le hacen.

Sarah Huckabee Sanders, portavoz de Trump, dijo que Bannon y el jefe de despacho John Kelly, que acaba de asumir ese puesto hace poco, habían acordado que el viernes sería el último día de Bannon.

“Estamos agradecidos por sus servicios y le deseamos lo mejor”, declaró Huckabee Sanders en el único comunicado de la Casa Blanca al respecto.

La salida de Bannon de la Casa Blanca es sentida como un triunfo para los sectores demócratas y la izquierda, quienes desde su llegada a la Casa Blanca criticaron sus nexos con grupos supremacistas y sus conocidas opiniones en contra de los migrantes y de otras minorías.

Dejar una respuesta