PRIMERA BASE

0
192

¿Sumará Por Fin la Matemática Latina?
Por Will González
Los números no mienten pero no siempre dicen la verdad.
Eso es relevante al impacto que tendrá o no el voto latino en las elecciones que se avecinan en noviembre.
Muchos analistas predicen que el voto latino será decisivo estas elecciones presidenciales como lo fue en la última contienda que resultó en la reelección del Presidente Barack Obama en el 2012.
En dicha contienda, los latinos votaron a favor del Presidente Obama sobre el candidato Republicano Mitt Romney por un margen de 71% a 27%, de acuerdo a un análisis del Pew Hispanic Center.
El voto latino tuvo su mayor impacto en los vitales campos de batalla electorales de Florida, Nevada y Colorado.
No obstante el papel decisivo que tuvimos en la pasada elección presidencial, el voto latino todavía sufre el reto de no reflejar el poder de su peso.
Históricamente, nosotros padecemos de un porcentaje más bajo de participación electoral en comparación con los afroamericanos y los anglosajones. Solo 31.2% de los latinos que son elegibles para votar acuden a las urnas mientras que 44% de los afroamericanos y 48.6% de los anglosajonas votan.
El impacto del voto latino tiene el potencial de hacerse sentir en Pensilvania ya que se espera una contienda reñida no solo para el escaño de la Presidencia pero la pelea por uno de los dos cupos del estado en el Senado Federal.
El que crea que las ridiculeces de Donald Trump lo descalifique como candidato entre la mayoría de la gente que vive en el estado que fundó William Penn ignora la máxima pronunciada en el 1985 por el estratega político James Carville: “Pennsylvania es Filadelfia y Pittsburgh con Alabama de por medio.” El comentario refleja como de conservador son los pueblos rurales de Pennsylvania. Hazelton es uno de dichos poblados. Los conservadores reventados allí odian a Hillary Clinton y adoran a Donald Trump.
Cinco por ciento del electorado en Pensilvania es latino. Dicho porcentaje podrá ser la diferencia entre la victoria y la derrota para Hillary Clinton en Pennsylvania. Al cierre de esta edición, el último sondeo político tenia a Hillary Clinton superando a Donald Trump por un margen de 5% (49% vs. 44%) en el estado.
En la contienda por el escaño del Senado, el voto latino será aún más importante ya que las últimas encuestas demuestran un empate entre el incúmbete Senador Republicano Pat Toomey y su retador del Partido Demócrata Katie McGinty.
La influencia del voto latino en la región de los tres estados de Pensilvania, New Jersey e Delaware suma a 1.3 millones de personas y crece día a día gracias a nuestros jóvenes.
En EEUU, un latino cumple 18 años de edad cada 30 segundos ya que anualmente son 800,000 hispanos que alcanzan la edad ‘legal para votar’. Noventa y tres porcientos de dichos jóvenes nuestros son elegibles para votar el día de su cumpleaños número 18 porque son ciudadanos estadounidenses. La cantidad de jóvenes latinos en el país y su ritmo de madurar es tal que el Pew Hispanic Center pronostica que el monto de latinos elegibles para votar en EEUU crecerá a 40 millones de personas, un aumento de 48% comparado con los 27 millones de latinos elegibles para votar este año.
Es tiempo que nuestra comunidad se eleve a su potencial político y ejerce el poder que tiene en su manos.
¿Que vas a hacer para lograr eso?
No hay mal que por bien no venga digo yo sobre Donald Trump y las payasadas que lo tiene en camino a ser potentado.
La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la ‘comodidad’ habrían permanecido dormidos, dijo Horacio, el filósofo griego.
El diario vivir del latino en nuestros barrios no es cómodo.
¿Que más hay que sufrir para despertarnos?

Dejar una respuesta