Masacre de Las Vegas dejó 59 muertos

0
43
Personas saltan una valla para tratar de protegerse de la lluvia de proyectiles durante la masacre que dejó 59 víctimas mortales en Las Vegas. (Foto: Getty)

LAS VEGAS (AP) — Al principio, los incesantes disparos parecían fuegos artificiales, por lo que muchos de los 22.000 aficionados a la música country que estaban en el lugar no entendían lo que sucedía cuando el grupo dejó de tocar y el cantante Jason Aldean se apresuró a salir del escenario.
“Son disparos”, se escucha a un hombre decir en un video captado con un teléfono celular durante el casi medio minuto de silencio y confusión subsecuentes. Una mujer le pidió a los demás: “¡Al suelo! ¡Al suelo! ¡Quédense abajo!”.
Tracatacataca otra vez, ..y el terror invadió el lugar!
“La gente empezó a gritar y comenzamos a correr”, dijo Andrew Akiyoshi, quien proveyó del video de su teléfono celular a The Associated Press. “Se sentía el pánico. Podías sentir cómo las balas pasaban por encima de nosotros. Todos se agachaban y corrían lo más cerca del suelo que podían”.
Mientras algunos de los asistentes se tendieron sobre el suelo, otros se abrieron paso hacia las salidas, empujándose entre las angostas puertas y subiendo cercas mientras las ráfagas de entre 40 y 50 disparos provenientes de armas automáticas caían sobre ellos desde el piso 32 del hotel y casino Mandalay Bay.
Para la tarde del marteses, había 59 muertos y 527 heridos, en el tiroteo masivo más cruento en la historia moderna de Estados Unidos. “Simplemente no sabías que hacer”, dijo Akiyoshi. “Tu corazón se acelera y piensas ‘voy a morir’”.
El agresor, identificado como Stephen Craig Paddock, de 64 años, era un contador retirado que residía en Mesquite, Nevada. Se suicidó antes de que la policía irrumpiera en la habitación 135 del rascacielos de ventanas doradas.
El ávido apostador, quien de acuerdo a su hermano ganó una pequeña fortuna invirtiendo en bienes raíces, estaba hospedado ahí desde el jueves. Rompió las ventanas para montar su percha de francotirador, a unos 450 metros (500 yardas) de donde se realizaba el concierto.
El motivo del ataque sigue siendo un misterio, y el jefe de policía Joseph Lombardo dijo: “En este momento no puedo meterme en la mente de un psicópata”.
Paddock tenía 23 fusiles, incluyendo algunos con miras, y una pistola en su habitación de hotel, según Lombardo. Dos estaban modificados para ser totalmente automáticos. En las 2 casas de Paddock, las autoridades encontraron otras 29 armas, explosivos y miles de municiones. También, había en su auto varios kilogramos (libras) de nitrato de amonio, un fertilizante que puede usarse para fabricar explosivos, como los utilizados en la explosión de Oklahoma de 1995, dijo Lombardo.
Más de 12 horas después de la masacre, aún se retiraban cuerpos cubiertos con sábanas blancas del lugar en el que se realizó el festival.
El tiroteo comenzó a las 10:07 p.m., y el agresor pareció actuar sin restricciones durante más de 10 minutos, de acuerdo a las comunicaciones de radio. La policía intentó desesperadamente localizar al agresor y determinar si los disparos provenían del Mandalay Bay o del vecino hotel Luxor.
Entre los muertos hay al menos tres policías de varios departamentos que estaban fuera de servicio y asistieron al concierto, comentaron las autoridades. Dos policías en servicio resultaron heridos y uno de ellos se encuentra en estado crítico, informó la policía. La alcaldesa de Las Vegas Carolyn Goodman dijo que el ataque fue obra de un “lunático lleno de odio”.
El jefe de policía dijo que las autoridades creen que Paddock actuó solo. A pesar de que aparentemente Paddock no tenía antecedentes penales, su padre fue un ladrón de bancos que durante la década de 1960 estuvo en la lista de los más buscados por el FBI.
Sobre los motivos de Paddock para perpetrar una masacre de este tipo, su hermano en Florida, Eric Paddock, dijo a la prensa: “Ni siquiera puedo inventar algo. No hay nada”.

Dejar una respuesta