Lenín Moreno asume riendas del Ecuador 

0
93
El presidente electo Lenín Moreno se dirige a los partidarios durante su celebración de la victoria electoral, días después de un recuento en Quito, Ecuador, el 22 de abril de 2017. (AP Foto/Dolores Ochoa)

QUITO (AP) — Dos días después de las elecciones que definieron al nuevo presidente de Ecuador, la imagen que Lenín Moreno había pulido durante años para mostrarse como un hombre amable y sonriente registró una fisura: durante una rueda de prensa, un periodista omitió llamarlo “presidente electo” y Moreno le reclamó en público a pesar de que el Consejo Nacional Electoral no había proclamado resultados oficiales.

Freddy Paredes, de Teleamazonas, se refirió a Moreno como “licenciado”, a lo que éste respondió: “siempre le he tratado a usted con mucho respeto. ¿O no ha sido así? Por favor, dígalo… Desde que el señor presidente del Consejo Nacional Electoral dio los resultados, soy el Presidente electo de los ecuatorianos. No me trate como el candidato en su medio”.

La situación provocó desconcierto y una avalancha de memes porque durante su campaña Moreno no dejó de repetir que su presidencia sería conciliadora y distinta a la del presidente saliente Rafael Correa, quien dejará el poder el 24 de mayo y se ha distinguido por confrontar a sus críticos y opositores.

Como vicepresidente, Moreno se posicionó como un polo opuesto a Correa. A diferencia de él, no denostó a sus rivales en radio y televisión, no entabló juicios contra ellos y no se involucró en polémicas de ningún tipo. Precisamente por su carácter, algunos analistas señalaron que podría ganar las elecciones a pesar de todas las ventajas con que contaba su rival, exbanquero de derecha Guillermo Lasso.

Moreno, de 64 años, presidirá Ecuador diez años después de haber obtenido su primer cargo público. Antes de ser vicepresidente en 2007 sólo había trabajado como empresario y dando charlas de motivación. Está casado con Rocío González y tiene tres hijas y tres nietos.

Moreno ha dicho que dará continuidad al proyecto político de Correa y, quizá por la cercanía entre ambos, hay quien ha insinuado que este último seguirá gobernando desde Bélgica, a donde se mudará. Sin embargo, Moreno ha asegurado, “el que va a gobernar soy yo”.

Dejar una respuesta