Florida: avisos del agresor no bastaron

0
37
Nikolas Cruz, acusado de perpetrar la matanza en la que perecieron 17 personas en una escuela de la Florida. (AP Foto/Jae C. Hong, Archivo)

Las advertencias que rodeaban a Nikolas Cruz antes de abrir fuego en su escuela en Florida y dejar 17 muertos esta semana, parecían resplandecer como señales de luz neón.

El joven fue expulsado del colegio, peleaba con sus compañeros de clase, le fascinaban las armas de fuego y herir animales, colocaba publicaciones perturbadoras en sus redes sociales y tuvo tratamiento previo de salud mental.

Sin embargo, estas alertas no llamaron la suficiente atención de sus familiares, de las autoridades de Florida o del personal de su escuela como para que solicitaran una orden judicial que le prohibiera poseer armas.

En Estados Unidos, solo cinco estados tienen leyes que permiten solicitar a los jueces quitar los derechos de armas a las personas que muestren señales de violencia. Los simpatizantes de las medidas, conocidas como “banderas rojas”, dicen que pueden salvar vidas al evitar tiroteos y suicidios.

Florida, donde Cruz está acusado de usar un fusil semiautomático AR-15 para matar a 17 personas, no posee una ley de ese tipo. El agresor pudo obtener el arma legalmente incluso cuando su madre, sus compañeros de clase y sus maestros lo habían descrito en algunas ocasiones como peligroso y amenazador.

La legislación de bandera roja fue introducida el año pasado por los legisladores demócratas del estado, pero su futuro es incierto debido a que el Congreso de Florida está controlada por los republicanos, quienes generalmente están a favor de ampliar los derechos de posesión de armas.

Dejar una respuesta