Diana vive 

0
65
La princesa Diana, Princesa de Wales en Washington el 24 de septiembre de 1996.. (AP Foto archivo)

La fuerte impresión llegó una noche de verano: después de unos días idílicos en el Mediterráneo, el mundo se enteraba que la princesa Diana resultó herida gravemente en un accidente automovilístico en París. Su novio estaba muerto y ella estaba hospitalizada. Murió horas después, el 31 de agosto de 1997, hundiendo a Gran Bretaña en un dolor que perdura hasta ahora. Veinte años después, el recuerdo de Diana –una madre que murió joven, dejando dos niños– sigue lleno de vida. Todavía se siente su influencia.

El tiempo ha borrado algunos recuerdos, pero la gente de todo el mundo todavía se acuerda de Diana como una novia joven, llevada de la mano del príncipe Carlos, como una un mujer glamorosa e inspiradora. Ella fue la adorada y encantadora mamá que llevaba a sus hijos a parques de diversión, y la incansable benefactora de caridad que se acercaba a pacientes con sida cuando todos los evitaban.

“Su legado esencial son sus hijos ya que ahora son más conocidos como hijos de ella que de él”, dijo Andrew Morton, uno de sus biógrafos. “Ella tiene un legado viviente”, agregó.

Dejar una respuesta