Campos de socialización política

0
85
Humberto Caspa

Por Humberto Caspa, PhD

Semestre tras semestre, he mostrado a mis estudiantes la película “American History X” como un elemento de análisis sobre las relaciones “raciales” de los grupos étnicos anglosajones y afroamericanos del país.

En el semestre pasado, había decidido no mostrarla debido a que pensé que los cabezas rapadas (skinheads), grupos neonazis que toman parte del drama de la película, eran cosa del pasado de nuestra sociedad.

Sin embargo, esta semana, después del descalabro en Charlottesvile, Virginia, lugar en que grupos neonazis marcharon por la supremacía blanca, “American History X” fue nuevamente parte elemental en mi clase de Derecho Intercultural Internacional.

¿Qué elementos contribuyen para que una persona tome el camino de la intolerancia racial?  ¿Existe formas para abandonar el racismo? ¿Qué formas de discriminación se aprecian en el desarrollo del drama de la película?  Éstas y otras preguntas son analizadas en el contexto de nuestra sociedad actual.

Inicialmente, para la discusión de conceptos sociales, me apoyo en el libro clásico de John Farley “Relaciones de las mayorías y minorías” (Majority-Minority Relations), en donde explica las diversas formas de discriminación, de prejuicios y estereotipos.  Además expone diversas teorías sobre las desigualdades sociales, económicas y políticas.

En base al libro de Farley y la película “American History X”, podemos concluir que el racismo es una creencia adquirida.  No está en el ADN de la gente, como algunos extremistas de la derecha frecuentemente sostienen.

En este sentido, la adquisición de estas creencias normalmente ocurre en los campos de socialización política.

Uno de ellos y el más importante es el hogar.  Si los jefes de familia (padres y madres) muestran intolerancia contra los grupos minoritarios, la probabilidad de que los hijos tengan esos mismos comportamientos y creencias es bastante alta.

En este sentido, en la película “American History X”, Dennis Vinyard (William Russ), padre del protagonista Dereck Vinyard (Edward Norton), inculca a sus hijos no solamente creencias racistas sino que victimiza a todo su grupo racial (anglosajones) por la agenda progresista del gobierno y la sociedad.

Asimismo, crítica los nuevos métodos de enseñanza en la escuela, los cuales tratan de enmendar los problemas de segregación racial del pasado, y hace una interpretación tendenciosa de la acción afirmativa contra su grupo.

Otro campo de socialización política es precisamente el sistema educativo.  Algunas escuelas pueden propagar el nivel de racismo en las personas, mientras que otras, por el contrario, ayudan a reducir esos niveles de intolerancia.

Los amigos y personas con quienes congeniamos todos los días también son otro campo de socialización política.  En este sentido, hacer a un lado a las personas intolerantes de nuestro medio es una necesidad imperante.

 

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. hcletters@yahoo.com

COMPARTIR
Artículo anteriorSin brújula moral
Artículo siguienteCandidato

Dejar una respuesta