8 factores que retrasan el envejecimiento de la piel

0
299

Aunque resulte sorprendente, a partir de los 25 años la piel empieza a manifestar los primeros síntomas de envejecimiento: líneas de expresión, que con el tiempo se convertirán en arrugas, pérdida de volumen y elasticidad, que llevará a la flacidez…

Parte de las causas del envejecimiento son inevitables porque su origen es genético, pero hay algunos factores sobre los que sí se puede actuar porque son factores externos, como el sol, la contaminación o el tabaquismo, entre otros. Contra estos factores sí podemos luchar y si te lo propones en serio conseguirás frenar el envejecimiento prematuro de tu piel.

8 consejos para evitar las arrugas en la piel

  1. Protegerte del sol. El astro rey es el responsable de que aparezcan manchas y arrugas, principales signos del envejecimiento prematuro. Así que sea verano o invierno, debes utilizar protectores solares o cremas y maquillajes con fotoprotección si quieres retrasar el envejecimiento prematuro.
  2. Cuidar tu piel a diario con cremas. Seguir una rutina de belleza a diario en tu casa, tanto para el rostro como para el resto del cuerpo, te ayudará a retrasar la aparición de las arrugas, principal síntoma del envejecimiento prematuro. En tu rutina no pueden faltar la limpieza (fundamental para evitar los daños de la contaminación sobre la piel) ni la hidratación que evitará la sequedad (que fomenta la formación de arrugas).
  3. Hidratarte también por dentro. Para evitar que la piel pierda elasticidad y se arrugue, además de usar cremas hidratantes, tienes que beber suficiente agua, porque de nada sirve utilizar las mejores cremas si no te hidratas por dentro. Y no vale beber refrescos azucarados.
  4. Dormir las horas suficientes. El descanso es fundamental, sobre todo conforme vamos cumpliendo años. Dormir bien, además de fortalecer el sistema inmunitario, te ayudará a evitar las ojeras y a que tu piel luzca más joven y luminosa.
  5. Llevar una dieta variada, equilibrada y sana: en la que hay que incluir frutas y verduras (que aportan beneficios para la piel), proteínas (imprescindibles para los músculos y los órganos y que se encuentran en carne, pollo y pescado) y frutos secos (que contienen vitamina B, E, omega 3 y antioxidantes que son la base del antienvejecimiento). La doctora Mª Ángeles López Marín, Directora del Centro Médico Rusiñol y miembro de la Sociedad Española de Medicina Estética aboga por “no perder la dieta mediterránea puesto que se trata de la más saludable y completa”. En su libro ‘La Dieta Antiedad’, Marta Villa y Alfredo López nos dieron también unos trucos para mantenernos jóvenes por dentro y por fuera.
  6. Realizar ejercicio físico de forma regular. La actividad física, practicada de forma apropiada para cada edad, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, fortalece los músculos y los huesos y ayuda al bienestar en general, fundamental para sentirnos más jóvenes y con más energía.
  7. Evitar el tabaco. Por una parte, la nicotina y los productos químicos que contienen los cigarrillos aumentan los radicales libres dañinos para la piel, y por otra, fumar aumenta las arrugas en el contorno de los labios.
  8. Evitar las situaciones de estrés crónicas. De forma puntual el estrés puede ser bueno porque nos activa, pero mantenerlo en el tiempo es malo tanto para la salud porque causa enfermedades crónicas, como para tu piel. ¿Quién no ha comprobado un aumento de las arrugas o de las canas después de pasar por una situación estresante? El ejercicio físico, el yoga o la meditación te pueden ayudar a canalizar el estrés.

Dejar una respuesta